LA AMAZONÍA SE SABANIZA

05.04.2012 19:53

 

Mapa de la Amazonía

 

 

La reforma del Código Forestal Brasileño ha hecho saltar todas las alarmas. La clase política del país se ha unido para aprobar una norma que claramente beneficia a los intereses del lobby agropecuario y que pone en serio peligro el futuro del bosque, más importante del mundo. Millones de hectáres de la Amazonía están  amenazadas por el Códogo Forestal Brasileño. En Esta fotografía vemos ya algunos de sus efectos.

 

Incluyo un artículo de Mónica Parrilla para lectura distendida y apoyo a la DEFORESTACIÓN CERO. La Amazonía es el pulmón del Mundo mundial, es necesaria no solo para emitir oxígeno sino también para absorber dióxido de carbono. Este artículo es una mera información de lo que podemos hace para ayudar a luchar contra el Cambio Climático y evitar que la Amazonía se convierta en una sabana. Siempre y cuando queramos todos.

José Amestoy Alonso

 

 

Calvero deforestado en el interior de la selva virgen de la Amazonía

 

 

 

 

La situación de la selva amazónica es delicada. El conocido “pulmón del planeta” se enfrenta a problemas como la tala ilegal, la deforestación para convertir el bosque en zonas de pasto (para obtención de carne y cuero) o para cultivos agrícolas como la soja (fundamentalmente para piensos). Y para colmo se está intentando debilitar el Código Forestal, la ley que protege y gestiona el bosque.  

  Tala ilegal en la Amazonía.  Transporte de troncos preciosos (ecológicos y ecomómicos)

  

Es un momento crucial. ¡Si la tasa de deforestación sigue a este ritmo, en 50 años no hablaremos de selva sino de sabana!

 

Por ello, el Rainbow Warrior ha hecho una larga travesía hacía Brasil para exponer las amenazas y apoyar a la sociedad civil brasileña para defender a este valiosísimo ecosistema.

A bordo del Rainbow Warrior, Greenpeace junto a la sociedad civil y a líderes de comunidades han lanzado la propuesta de una ley que impida la destrucción forestal: la Ley de Deforestación Cero. Se trata de una iniciativa popular que necesita 1.400.000 firmas de brasileño/as para que se convierta en ley.

Esta ley prohibirá la deforestación de la selva en Brasil pero no significa que las comunidades no puedan hacer uso del bosque, al contrario, se garantizará que el uso de los recursos forestales sea para pequeños titulares, comunidades indígenas y otras comunidades tradicionales, planes de gestión forestal sostenible, etc.

Actualmente, el sector agropecuario, las grandes explotaciones ganaderas y grandes empresas madereras son las que están esquilmando la Amazonia. Hay intereses muy fuertes y muchas de estas empresas han sido acusadas de estar involucradas en violencia e intimidación, incluyendo amenazas de muerte y corrupción. ¡Incluso trabajo esclavo!

 

Durante los últimos años, la tasa de deforestación ha decrecido y paralelamente Brasil ha seguido desarrollándose. ¡No es necesario seguir deforestando!

 

Datos oficiales informan sobre un aumento en la deforestación en la Amazonía de Brasil desde el mes de septiembre, debido a la tala ilegal en el bosque (2012)

 

La destrucción de la selva y la violación de derechos de muchas personas llega a otros países, como España, en forma de madera procedente de la tala ilegal, de carne de ganado criado en zonas deforestadas o de soja para piensos que alimentan los animales (que cada vez más, ocupan la base de la alimentación de los países ricos).

La deforestación de la Amazonía no te pilla tan lejos. Únete a nuestra travesía para reclamar:

¡Deforestación cero!

Por nuestra parte exponemos a continuación un pequeño fragmento de nuestro libro "El Planeta Tierra en peligro.Calentamiento global.Cambio Climático. Soluciones".

 

Troncos talados en la actualidad en la Amazonía

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras la nueva ley brasileña se incrementa la tala ilegal (2012)

 

LA AMAZONÍA SE SABANIZA

 

 “En el verano de 2005 la región Estedel estado de Amazonas sufrió la mayor sequía en 100 años. Siguiendo las declaraciones de Carlos Nobre, Director del Centro de Previsto do Tempo e Estudos Climáticos, CPTEC, y miembro de la Academia Brasileñade las Ciencias, “Para el Rió Negro, en Manaos, esta la sequía no tiene paralelo en 103 años, es decir desde 1902, fecha en que el Río Negro comenzó a ser medido”.

El río Madera, una de las arterias principales para el tráfico comercial de productos como la soja o el gasoil, suspendió la navegación al caer los niveles del agua a solo una décima parte de la habitual en la época de lluvias.

La sequía fue de tal magnitud, que los habitantes de la zona caminaban y paseaban en bicicleta, en zonas que antes eran usadas por canoas y barcos, como única forma de transporte. Los grandes barcos, permanecían encallados en el fango seco, y, los buitres “hacían su agosto” con los peces muertos. La pesca, la principal fuente de proteínas para muchos de los habitantes de sus riveras, desapareció en la zona.

La situación obligó, en octubre, al gobierno brasileño, a declarar el estado de emergencia, y, el ejercitó desplegó la mayor operación de su historia. Distribuyeron 2000 toneladas de alimentos y 30 toneladas de medicamentos en la zona afectada, que vio impedidos sus suministros habituales, por la imposibilidad de usar el río, como vía de transporte.

Tres fueron las causas, en palabras de Nobre: el calentamiento de Atlántico, la reducción de la transpiración arbórea y el humo emitido por los incendios forestales.

“La principal razón es el calentamiento del Océano Tropical Norte, que ha elevado su temperatura 2º C sobre la media”

La deforestación ha reducido un 17% del bosque húmedo, que ocupaba la Amazonía Brasileña, Ahora los incendios de la selva están destruyendo miles de hectáreas de un bosque inusualmente seco.

 

La Amazonía, es uno de los ecosistemas más vulnerables al calentamiento global, por su inmensurable biodiversidad.

 

 Si la Amazonía pierde más del 40% de su cubierta forestal, se habrá sobrepasado el límite, a partir del cual, no podría revertirse el proceso de sabanización del mayor bosque húmedo del mundo.

Los otros dos factores son menos importantes en la determinación del a sequía. La sequía prolongada provoca que las plantas transpiren menos, reduciendo el ciclo del agua. La humedad, evaporada por la transpiración, contribuye a la formación de nubes de lluvia. Se estima que, entre el 50% y el 80% de la humedad en la Amazonía central y occidental, permanece en el ciclo del agua de este ecosistema.

El humo procedente de los incendios, puede interferir, también, en la formación de nubes en la estación seca.

Los incendios, parte de ellos intencionados, violando la prohibición existente, de la “agricultura del fuego”, escaparon de control cebándose en un bosque estresado.

Los procesos se retroalimentan entre sí, posibilitando a su vez retroalimentaciones en los niveles de CO2 en la atmósfera por la disminución del papel de la selva como sumidero y pasar a ser emisor por los incendios, la descomposición de la biomasa y la elevación de la actividad de los microorganismos del suelo que liberaría cantidades ingentes de CO2.

Esta situación puedes ser agravada, por el retraimiento de los glaciares de los Andes peruanos, que aportan el 50% del agua en el curso alto del Amazonas. Estos glaciares se han retraído un 20% en los últimos treinta años y podrían desaparecer en 40 años, según estudios dela Comisión Nacionalsobre Cambio Climático de Lima.

La sabanización de la Amazonía, sin duda, desencadenará efectos muy negativos en la dinámica climática local y también en la global, debido a la envergadura de esta zona en el mundo, tanto, por la gran amplitud de su extensión, como, por el importante papel que juega este bosque húmedo.

Las perdidas, asociadas a la reducción de la biodiversidad, que mantiene son invaluables, dada la amplitud dela misma. Muchasde las especies desaparecerán antes de que puedan se descubiertas o investigadas”.

De acuerdo con www.eluniverso.com, en un artículo publicado el 29 de octubre de 2008 titulado “Calentamiento global amenaza la Amazonía brasileña”, señala que el calentamiento global amenaza con efectos devastadores a la Amazonía brasileña, que se expone a perder hasta la mitad de las especies de árboles en el bosque húmedo por un incremento de la temperatura mundial, según el británico Martin Parry, uno de los principales expertos de la ONU en cambio climático, advirtiendo que un aumento de 2 grados centígrados de la temperatura mundial podría hacer desaparecer un cuarto de las especies de los árboles de la Amazonía, considerado el principal reservorio de biodiversidad del planeta Tierra.

En un escenario de aumento de 4 º C, la pérdida de árboles amazónicos podría llegar a 50%, según Perry, quién preside el grupo encargado de evaluar el impacto del cambio climático en el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas inglesas).

Perry señaló que “creemos que habrá un desecamiento en el norte de Brasil y una concentración en el sur como consecuencia del calentamiento global”. La porción brasileña de la Amazonía abarca 4,2 millones de Km2 en el norte del país.

El investigador brasileño Carlos Nobre, del Ipea (Instituto de Pesquisas Económicas Aplicadas), en un foro sobre el cambio climático en el que participó Martin Parry, advirtió que “Brasil no está preparado para hacer frente al cambio climático y que podría tener consecuencias devastadoras en sus ciudades costeras debido al aumento en los océanos proyectado por el IPCC”. Según el mismo investigador, el 55% de las emisiones brasileñas causantes del calentamiento global proviene de quemas generadas por la deforestación en la Amazonía y el Cerrado, una extensa sabana tropical que abarca el centro-oeste de Brasil. Otro 25% es provocado por actividades ganaderas y agrícolas y el 17% está generado por la energía y el transporte.

 Por ello, insistió en la importancia de alcanzar un acuerdo internacional para financiar la protección de bosques en la Amazonía. Por su arte, Martín Parry insistió en la necesidad de que la comunidad internacional se fije como meta reducir en 80% sus emisiones actuales, durante las negociaciones en marcha bajo el auspicio del IPCC.

Representantes, según eluniverso.com, gubernamentales se reunirán en diciembre en Polonia para avanzar las discusiones sobre el tema, con miras a un encuentro final programado para diciembre de 2009 en Copenhague, Dinamarca, donde se pretende alcanzar un acuerdo final sobre el tema.

El margen para una acción global sobre cambio climático es extremadamente estrecho, la temperatura está subiendo así como los niveles de los mares, sostuvo Parry. “Necesitamos un liderazgo fuerte para hacer los cambios necesarios, y Brasil puede aportar ese liderazgo”, agregó Parry.

Aunque los datos demuestren que existe una pérdida de bosques, es segura la dimensión del problema que esto representa pero hay todavía un desacuerdo considerable en cuanto a las soluciones óptimas para evitarla pérdida. Los defensores de la biodiversidad ven la solución en la protección in situ del bosque natural. Los estrategas del calentamiento global ven el desarrollo de las plantaciones industriales y de leña como un gran beneficio inmediato. Los conservacionistas de carácter social desean que la población desempeñe un mayor papel en el uso y manejo de los recursos forestales. Sí es prioritario y necesario dictar normas, leyes, que eviten la deforestación, en este sentido algunos Gobiernos están tratando de reforestar aunque a un ritmo, en nuestra opinión, excesivamente lento.

Para finalizar estos aspectos solo señalamos el inicio del artículo que señala:

La reforma del Código Forestal Brasileño ha hecho saltar todas las alarmas.

Por último,salvar la Amazonía es salvar el Clima. La tala ilegal e indiscriminada en Brasil para plantar soja para alimento de animales europeos ; los troncos de árboles preciosos (de gran valor no solo ecológico sino económico) terminan en bancos de paseos o en el Museo Reina Sofía, están, entre otras cosa, diezmando la Biodiversidad de todo el conjunto de la inmensa selva amazónica. Colabora. El Planeta Tierra te lo agradecerá.Gracias

    Campos dedicados al cultivo de soja en la Amazonía brasileña 

 

 

José Amestoy Alonso